Hablo de colágeno

Hablo de colágeno, pero no te voy a contar los beneficios que tiene sobre la piel, me voy a enfocar en lo recomendable que es tomar un complemento nutricional para tus huesos y músculos.

Realmente es la proteína más abundante en tu cuerpo, el colágeno, aporta estructura y elasticidad a los tejidos. Está en los huesos, cartílagos, ligamentos, tendones, músculos, piel, cuero cabelludo, vasos sanguíneos, encías, dentina, cornea y tejido conectivo.

Pero, a la hora de elegir un complemento nutricional de colágeno, no todos valen para todos los tejidos, existen tipos, y según quieras reforzar debes tomar el adecuado. El colágeno no dura para siempre, se sabe que en huesos dura hasta un año, y en piel cinco meses, con la ingesta diaria de alimentos ricos en esta proteína hasta cierta edad es suficiente, pero el organismo se ralentiza con el paso de los años, por esto es recomendable tomar un suplemento de colágeno de alta calidad y del tipo adecuado.

Colágeno, origen y tipos

¿De donde se obtiene el colágeno? Se te ha pasado por la cabeza esta pregunta, ¿verdad?. No me voy a extender mucho, del proceso por el cual, pero al menos sabrás diferenciarlos.

Origen

  • La proteína producida en laboratorio y en forma de polvo se denomina colágeno sintetizado.
  • El colágeno marino, es de composición vegetal, principalmente de las algas fucus y laminarias, la extracción se realiza por procesos bioquímicos y se hidrolizan, suelen ser líquidos.
  • El colágeno que se consigue del esternón del pollo o porcino, se le llama animal, suele ser en polvo y colágeno hidrolizado.

Cuando vas a adquirir un producto alimenticio de colágeno y lo quieres específico para reforzar tus huesos, ¿cual pides?. En el mercado existe todo tipo de productos y con las mejores combinaciones, que hacen que la proteína se capte, fije y mantenga en tu organismo. Pero para evitar errores y no tomar el inadecuado. Te los voy a presentar y así sabrás identificar para que son más beneficiosos.

Tipos de colágeno

  • Tipo I; para la piel, cabellos, uñas, organos, huesos y ligamentos.
  • Tipo II; para cartílagos.
  • Tipo III; para los huesos, tendones, dentina y tejidos conectores.
  • Existen muchos más tipos de colágeno, pero estos son los más usados.

Combinaciones sinérgicas para el colágeno

Después de saber que tipo pedir lo que debes tener en cuenta es el contenido extra que llevan los productos del mercado. Estos activos actúan potenciando la acción beneficiosa del suplemento.

Colágeno + Magnesio

Fantástico para músculos y ligamentos. El magnesio interviene en la formación de las proteínas, favoreciendo el efecto del colágeno.

Colágeno + Ácido hialurónico

Actúa directamente en músculos y articulaciones. El ácido hialurónico se encuentra en huesos y en piel. Los beneficios son lubricar cartílagos y ligamentos y recupera la elasticidad de las articulaciones.

Colágeno + Vitamina C

La Vitamina C es responsable de la síntesis del colágeno. Así que es algo que no debe faltar en tu complemento alimenticio.

Colágeno + Glucosamina

Indica para tratamientos de artritis, la glucosamina es un aminoácido que forma y repara los cartílagos. Los suelen recomendar los especialistas.

Si aún no te atrae ninguno de los mostrados anteriormente, en este enlace encontrarás más ofertas de complementos alimenticios que contienen colágeno.

Tomar colágeno

Cosas a tener en cuenta a la hora de tomar un complemento nutricional con colágeno.

Verás que muchos de los complementos alimenticios que contienen colágeno dicen que no necesitan descanso, pero un exceso de proteínas en dietas puede dañar la función renal. Esto se debe a que los desechos de tu cuerpo son eliminados por los riñones, una ingesta alta de proteínas hará que tu riñón trabaje más, por ello, la recomendación que puedo hacer más prudente es tomar 3 meses y descansar 2 meses, de esta forma prevenimos causar un daño innecesario, ¿estás de acuerdo?

Otra de las cosas a tener en cuenta, es que si tienes problemas con tus riñones, no es aconsejable tomar un suplemento de proteínas. Totalmente desaconsejado.

La dosis recomendada diaria es de 10 g. Lo ideal es asociar a una ingesta de alimentación, así crearás hábito y evitarás los olvidos.

Deja un comentario